Sin Stock

Coony Esponja Facial con Fina Arcilla Verde Francesa Natural -PIEL MIXTA-

$1.800

3 cuotas sin interés de $600

IDEAL PARA PIELES:

MIXTAS  
CON ZONA T OLEOSA
Nuestra esponja se elabora con ingredientes naturales de alta pureza, CULTIVADO y HECHO en la ISLA JEJU, COREA.
Esta Isla paradisíaca tiene el privilegio de poseer la triple corona de la UNESCO: 1) Es Patrimonio Natural de la Humanidad, 2) Es una Reserva de la Biosfera, y 3) Es un Geoparque Global.
En este contexto de pleno cuidado del medio ambiente, mediante una plantación sustentable, es desde donde te traemos este producto premium para el cuidado de la piel.  

Producto Patentado en Corea, único elaborador original de alta pureza y calidad. Evitá imitaciones que no cuidan tu piel.

Es un MUST HAVE en tu rutina de limpieza facial diaria:

La arcilla verde francesa es uno de los antisépticos naturalmente más potentes, absorbe el exceso de oleosidad, suciedad y bacterias.
Esta esponja tonifica el cutis y revitaliza las células de la piel dañada; mezclada con la más fina arcilla verde francesa, remueve impurezas y toxinas, revelando una piel aterciopelada y un cutis completamente fresco y radiante.

Se utiliza humedecida, y te vas a sorprender de su textura tan suave, única en el mercado. Su composición totalmente natural te garantiza un resultado noble y eficaz en la piel. 

Balancea tu pH
Exfoliación suave y natural
Limpieza profunda
Limpia y exfolia suavemente el contorno del ojo
Reduce el tamaño de los poros
Se puede usar con o sin limpiador
Adecuado para pieles sensibles
¡CUIDA TU ESPONJA!

Las esponjas Konjac Original son de pura fibra vegetal natural, por lo que la humedad las puede dañar. Te pedimos cumplir con los siguientes cuidados:

Enjuaga bien para evitar residuos.
Escurre al MÁXIMO con ambas manos (sin retorcer).
Colgarla del hilito en un ambiente limpio y ventilado.
Higienizar semanalmente con agua caliente (durante no más de 2 minutos) y jabón neutro.  
NUNCA dejarla apoyada en superficies porque se daña. Evitar ambientes húmedos y contacto directo al sol.

Al finalizar su vida útil, humedecela bien y cortala en pedacitos para enterrarla en las macetas, ¡sirven para compost!  Lo que vino de la tierra, que vuelva a la tierra.